LA JIRIBILLA
CON SILVIO EN LAS ALTURAS
 
“Voy a cantar con Leo y la Sinfónica. A lo mejor este es el preludio de otras cosas que haga más adelante. No tengo fechas para ellas, pero pienso que hay que volver a cantar”. Impresiones del trovador Silvio Rodríguez, en exclusiva para La Jiribilla, durante el vuelo que trajo a la delegación cubana a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.


Fidel Díaz | Guadalajara



Después de la breve tensión del despegue, el DC-10 se estabiliza. Comienza de inmediato el “cubaneo”: los paseítos para intercambiar impresiones, libros o algún licor criollo. Nunca antes, un avión ha llevado una delegación cultural cubana de tal magnitud: músicos, poetas, ensayistas, bailarines, deportistas, escritores, científicos. Dicho en son de guaracha: ¡Abre que voyGuadalajara!

A propósito del guaracheo. Cuando las aeromozas llamaron al orden, Abel —el ministro—, se apoderó del micrófono para arengarnos, no exactamente a favor de la cordura.

—Hoy 29 de noviembre, dijo, es el cumpleaños de Silvio, el trovador, que está aquí con nosotros.

 A las felicitaciones le siguió una seguidilla de Alexis Díaz Pimienta. Un músico de la Sinfónica Nacional tocó su violín y una voz femenina entonó el Rabo de nube, a la que se sumó el tradicional coro de felicitación.

 En medio de los agasajos, le hice un presente: la edición de un libro de la Casa Editora Abril, El diablo ilustrado. Del primer vistazo a su portada, identificó al ilustrador.

 —Esto es del muchacho que hizo el dibujo del ángel de La Jiribilla.

Sé de los vínculos de Silvio con las artes plásticas, incluso como creador; pero nunca sospeché que de una ojeada pudiese identificar a Fariñas, —un joven pintor, que si bien goza ya de prestigio internacional no es muy conocido en la Isla.

Después de los interminables abrazos, y ya sobre tierra mexicana, le pregunté:     

—¿Con este festejo en el aire, te sientes como en guerrilla, cómo en los viejos tiempos?

—Me siento levitar (risas) literalmente. Me siento muy bien, ahora que vamos a empezar esta prometedora jornada, hermosa, linda. Muy contento de estar en  esta delegación tan nutrida y de tanta calidad.

—¿Vas a volver a cantar después de tanto tiempo alejado de los escenarios?

—Ahora voy a cantar un poquito con Leo y la Sinfónica. A lo mejor es el preludio de otras cosas que haga más adelante. No tengo fechas para ellas, pero pienso que hay que volver a cantar. Me separé mucho de esa idea, aparte de algunos trabajos que me absorbieron demasiado y no me permitían físicamente hacerlo. Pero, realmente, me separé mucho de la escena. Ahora, quizás, esto me ayude un poco a reencontrarme con esa posibilidad.

—¿Y los discos pendientes que tiene Silvio?

     ¿Los discos pendientes?

     Los discos con Diákara, todo aquello por mezclar…

— Los tengo ahí. ¿Qué es lo que me pasa? Que en cuanto termino un disco, empiezo otro. Ya tengo, te voy a decir, siete u ocho temas nuevos para el próximo. Incluso, los tengo medio grabados. Como invertí mucho tiempo en Expedición, el nuevo que haga no va a ser tan cuidado como el anterior. Va a ser un poco más, como un juego, más desnudo todo. Pero todavía estoy trabajando en esas ideas.

—¿Estás componiendo? ¿Estás en un buen momento creativo en el sentido de hacer canciones?

—Sí, realmente estoy componiendo bastante, tanto canciones como orquestando. Me he quedado, después de este disco, con las dos vertientes. Por un lado, hago música orquestal, y por otro, canciones. O sea, que no sé si en algún momento las vuelva a unir y salga otro disco así, muy orquestal. No lo sé realmente, pero sí estoy componiendo y bastante, me parece a mí.

— Según las noticias, se te espera con gran expectativa en Guadalajara...

— Eso me han dicho...
 


© La Jiribilla.
La Habana. 2002
http://www.lajiribilla.cu
http://www.lajiribilla.cubaweb.cu