Sitio Oicial de J.L. Farinas y J.G. Abas

WWW.FARINAS-ABAS.COM
Home

 

XV FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE LA HABANA

Juana García Abás y su Premio Guillén

Autor: MERCEDES SANTOS MORAY

Foto Juana Garsía Abas

Premio Guillén para Juana García Abás

Una voz de mujer acaba de obtener el Premio Nicolás Guillén de Poesía, entre los más codiciados del mundo literario cubano: Juana García Abás, cubana de ascendencia sefardita y canaria, nacida en el corazón de la Habana Vieja, y que ahora reside en la popular barriada de El Cerro.

 

No es una persona que podamos encontrar en las tertulias ni haciendo vida social en el ámbito de las letras. Modesta y sencilla, genuinamente culta, gusta de leer, escribir y disfrutar de su soledad, entre sus amigos, con su hijo y su perro.

 

Hace tres años, en el 2003, también obtuvo el Premio Nacional de Crítica de Arte Guy Pérez de Cisneros, una de sus cuerdas expresivas, especialista como lo es de Historia del Arte y de los Medios.

 

Acaba de terminar, así me lo ha dicho en medio de las actividades de la XV edición de la Feria Internacional del Libro, un nuevo ensayo sobre el ciberespacio y la manipulación mediática, tema que también ocupa su tiempo y sus reflexiones intelectuales.

 

Algunos se han sorprendido ante el premio de poesía obtenido por esta creadora que, afortunadamente, al recibirlo en la sala Nicolás Guillén, en la fortaleza de la Cabaña, ha dado a ese lauro un giro de renovación y de apertura hacia criterios más plurales que acepten, no toleren, las diferencias estéticas y el legítimo derecho de cada poeta a asumir su estilo y lenguaje, libre de fórmulas y dogmas reduccionistas.

 

"Recibir este premio es un honor y, en mi caso, la posibilidad de que una parte significativa de mi obra, por ser en la que expongo el sistema de mi poética, llegue a donde acaso cumpla su destino: a una cantidad suficiente de lectores como para que logre ser útil a muchos más que a mí misma", ha declarado a otros colegas de la prensa al ser entrevistada, abrumada como se siente por este boom noticioso que la acosa.

 

Circunloquio, es el título del poemario premiado por un jurado integrado por el Premio Nacional de Literatura Pablo Armando Fernández y por los también poetas Roberto Manzano y Alberto Acosta Pérez.

 

Dentro de unos meses saldrá publicado por la editorial Letras Cubanas, y las ilustraciones para el cuaderno serán de su propio hijo, José Luis Fariñas quien es también escritor y pintor, y a quien la madre dedicó el libro.

 

Mujer de muchas lecturas e influencias, reconoce entre sus más próximos autores a José Martí, la sustancia clásica de Cervantes, gran poeta alemán Goethe y el inconmensurable griego Kavafis, entre otros.

 

Hay datos que sorprenden cuando hablamos con Juanita, como la llaman quienes la quieren, y es que la mayor parte de su obra literaria permanece inédita. De ahí que la aparición del cuaderno premiado en el Guillén servirá de presentación ante los lectores cubanos de esta poetisa, sobre cuya obra, desde la lectura personal y amistosa, algunos autores reconocidos se han pronunciado.

 

Ella recuerda los criterios de José Lezama Lima, Dulce María Loynaz, Roque Dalton, Félix Pita Rodríguez, José Kózer, José Massip, Virgilio López Lemus y Jorge Luis Arcos. Este último, en su antología Las palabras son islas (Letras Cubanas, 1999), señaló al referirse a los versos de la creadora "que no deben ser pasados por alto de ningún modo en una historia del proceso poético cubano".

 

Fuente: EXCLUSIVO, 10/02/06

 

 

Para construir un sitio dignamente habitable
Juana García Abás • La Habana
Foto: Poladian Manuk

 


Agradezco a la Fundación Nicolás Guillén, al Instituto Cubano del Libro - la Editorial Letras Cubanas -, al Centro Cultural Dulce María Loynaz, a los jurados de las últimas tres convocatorias de este Premio de Poesía Nicolás Guillén (quienes tuvieron la generosidad de contemplar Circunloquio entre los finalistas) y, muy especialmente, al jurado de la presente edición (Pablo Armando Fernández, Alberto Acosta Pérez, Roberto Manzano, Edel Morales y Nicolás Hernández Guillén), el inmenso honor de otorgarme este premio que me rebasa largamente por el aliento de su nombre, por el prodigio de esta Isla con tanto poeta fuerte y por la responsabilidad que implica el recibirlo en momento tan crucial para nuestra América y el mundo.

 

Las síntesis expresivas de este libro recorren espacios donde el movimiento de lo irracional y del arbitrio, desde certidumbres e incertidumbres y entre paradojas, nos inclina a la acción que nos define a favor o en contra del desastre (en la naturaleza, en la sociedad y por los laberintos del pensamiento). Este es un universo entrópico. Y ya pasó el siglo de la ironía: queda en mi voz el eco de lo irónico que salpica el presente, de momento más trágico que milagroso.

 

Pretendo una aproximación simbólica, una alegoría, una alusión al orden caótico del cosmos, de los universos; al mundo, a la sociedad y al hombre frente a su facultad de actuar desde la conciencia de su entropía y del poder de la misericordia en medio de los neutrinos huidizos que nos atraviesan y ni nos percatamos de su economía.

 

En Fausto la acción es la nuez del asunto; igualmente lo es en Hamlet, o en El ingenioso hidalgo... o en el Pentateuco o en el Zohar. Por eso armo mis textos con tanto verbo en presente, tanto adverbio que precisa el momentum: el aquí y el ahora de nuestro arbitrio aun ante la posibilidad de lo divino o de la energía ciega que estructura esta masa oscura y luminosa que pretendemos tenga tiempo y espacio para tratar de comprenderla.

 

Dediqué Circunloquio a mi hijo, José Luis Fariñas - a él y a sus criaturas, que ustedes conocen. Y como en el orden del caos que nos crea y soporta el sistema más estable es el más turbulento, dedico este premio a ciertas turbulencias que actúan con misericordia, para que (por tantos siglos como nos permitan las paradojas y los milagros del hombre, de la energía que ordena el caos, de la ciencia y acaso hasta de Dios) construyamos - para todo ser - un sitio dignamente habitable.

 

Gracias infinitas, por acompañarme, aquí, en San Carlos de la Cabaña, esta tarde de martes en el sexto invierno del tercer milenio.

 

Palabras pronunciadas por Juana García Abás en la entrega del Premio de Poesía Nicolás Guillén.

 

 

Circunloquio
Juana García Abás


PUESTA EN ABISMO

 

¿Qué se busca del otro lado?

 

JULIO RAMOS
La fabulación no borra engendros ni con resinas persas.
(Me abruma el desgaste de tanto mesías
bajo la férula de estas ambivalencias
donde todo tiene su instante de virtud.)
Patanas a la deriva. (Trasbordo fractales,
líneas de fuga a terra aliena por los estigias
donde las paralelas unen sus caminos
¾angosturas sin rasgos equívocos:
crimen de leso duende.)
Los marcos son violados sin norma ni ley
¾inflorescencias tumularias, descalabro.
(Me precipito al infierno del nombre sin su don.)
Proliferación del fragmento
¾¿futuro de hibridez y malas copias?¾:
clones en podre mordiente.
(Entresijos de la pregunta por el ser
trasvasada a mi pregunta por el existir.)
Supuestos capítulos de culpa en lo divino,
eliden la imagen del desastre.
Implosión de las urbes ¾¿a knight’s nightmare?
Glomérulos de catástrofe
tuercen las zonas, trasmutando anejos sangrientos.
(Las líneas de mi palma urden escalas entre clústeres;
culminan, con piruetas de animal desbocado,
sometidas a una disciplina del cómplice
fijada por una alteridad que me rebasa
y abre las rutas prohibidas.
Con guadaña decoro mis hojaldres.
La ruina del ego abate mis fronteras:
cárceles, constituciones, códigos;
monedas, sacramentos, gramáticas... ¾¿civitas?)
Márgenes infamadas
consagran diferencias compartidas
¾estancos vulnerarios del crisol¾;
el belfo ignora el fuste y los dogales,
a la figuración de los rugidos.
Larvas discontinuas, neo-cruzadas
cismas de indicio posthumano
¾carne huérfana que brota sobre vidrio¾;
hibridez, deconstrucción: parodia.
desgracias en línea
¿Un vaho ferruginoso que emane de los píxeles?
¾anacronía. Blasfemias y contaminaciones;
el lino bíblico desgarra el lienzo del remiendo
¾la desgracia no entraña obediencia
sino estas crisis de la ilusión.
(Mis abalorios, sus facetas vagas
¾¿delirio, en parodia fatal de la utopía?)
Todos los pos en arco sobre lindes
¾nuncios de cementerio. Amasijos.
(Me inilio entre las redes,
zona virtual donde navego sin baquiano,
con la impertinencia del yo que se desangra
en éxodo hacia la disolución.
Las alteridades me despliegan,
socavan mis marcos:
me silencian donde la esperanza me diluye.)
Autos de duda.
(Soy mi objeto ¾pamplina en diseminación¾,
no necesito prueba de mismidad;
el derrumbe del todo en cada exilio
pareciera violar mis confines
¾¿cárcavas de infinito?¾
bajo el cisma toral
que sume estos linderos
donde mis bordes son pasto de las crisis.
Transverbal, ubicua: me extravío;
callo lo que me anula
entre paréntesis de lábaros
donde no hay mono sabio, fiera mansa,
poder virgen, genio holista ni dios inocente
para este cuerpo que se tensa y quiebra
sin mar segura, tierra cierta, cielo firme
derecho justo, pleno arbitrio, poder cabal,
recta pura, sexo franco, amor perpetuo,
edén extraviado, paraíso viable,
destino fatal ni fin supremo
de algún rol estelar de lo profano
en ningún drama cósmico
¾metáfora por siempre trasmigrada;
paradoja del desastre que funda y muele
propiciando esta flor de ceraciones inestables,
sin consultar con Dios.)
Cínicas angulemas del fin
¾pasto de la renuncia¾
clausuran estas jácaras,
y solo cabrían relatos de jardines
perpetuamente diferidos.
Como esporas de pascua,
un sujeto múltiple ¾polen y drupas¾
propaga círculos de misericordia,
multiplicando el yo que se ahogaba
en plurales sin la gracia del vuelo
¾¿ausencia de una diretta vía?
(Me descentra la infamia
¾tanto cadáver con flores de Coleridge.)
Con la injuria de la linde en tanto ejido,
las selvas fuerzan al silencio;
terrores de leva y faustos con livores
¾¿ordenada furia del último desorden?¾
arrasan estas costas de fe del laberinto.
(Einstein me saca la lengua desde su sinsabor,
más que desde la plata de la cámara oscura.)
Escasean los heterodoxos, anegados por cartas de Urías
¾¿quién podrá ir sacando, de la baya, el lino?
(Siembro malvaviscos ¾triaca virtual y de tierra.)
Prótesis, géneros, ablaciones, injertos
¾resplandores trocados por alguna otredad.
Algaradas de heterónimos
bajo urdimbre y espeiras. Revelación y dolo.
Un material viscoso abduce:
dos babeles colapsan ab æterno,
el espanto en el desierto no concluye
y un hongo irradiante despliega corolas
en rémora almagre de las certidumbres.
(Me inferna tanto caos [shoah]: nunca holocausto
¾ultraje dilatado con voz de ofrenda.)
El gesto del exterminio suprime los ecos del Qumram.
(Señuelo de mí, niego mis límites
y abstraigo lo absoluto
perdiendo mis ámbitos de confirmación.)
En los tinglados la justicia parece una gracia posible
¾como si la esperanza fuese algo más que el lastre
de un calce que abre larvas al final del fuego.
(Animal de incertidumbre,
soy un cimbel para cazar mártires:
algo sublime y fiero,
iluminado y roto.
Esto no es esta página, y ya no estoy aquí;
ni mi cerro es este albor,
ni estas letras son mis guijos;
ni el confín es la buzonera que me disemina
hacia el vano de esta andana obscena ¾expuesta
por dominios donde los ejes y los marcos extravían.)
Algo hiede en Ciberia.

 

 

EL ARCA

Conviene descifrar las aporías
—saber qué piensa Dios—, tomar la ruta insólita;
si el infinito es un continuo con la belleza de lo inevitable,
el desvío triunfa donde naufragan los sistemas,
los cánones, los collares votivos:
cuando lo inadmisible espesa los venablos
y el enrame se descompone —el resto son detalles.

 

 

APORÍA

Como esperando a Ulises,
la virtualidad teje y desteje
lo que palpita en la supuesta nada
—si la constante fuera cero,
estas figuras de lo vertiginoso
podrían salvarnos al través de las trampas;
pero Aquiles no vence a la tortuga.

 

 

ZONAS DE MENGUANTE

a Sarah Esperanza Ysalgué

Tus lacas ya no comparten los avatares del azafrán.
Mis barros crudos agrietan la canícula.
(Ya nadie recoge los trastos livianos
ni pule anaqueles con cera virgen,
en vigilia de Pascua
—ausentes, arden los cirios y cruje el casabe.)
De Sión a Macurijes, las campanas doblan.

 

 

 

CITY OF GOD

… the human need to walk among strangers.

E. L. Doctorow

Recortado en niebla de aguas contaminadas
—incuria ante la sed de los extraños—,
las torres aún te enmarcan
en la cubierta de Random House.
Tras extender tanta larga ceniza,
reuniendo filacterias por las furnias: oremos
como junto a los ríos de Babilonia;
y, por misericordia, del septentrión al austro,
convivamos en gracia,
aguardando al que tarda,
con la fe de quien sabe que uno solo es el reino.

 

 

CONTINUO

Ignoro el sitio de mi puerta
y creo saber no hallarla.
Mi puerta funda un vano que se abre al asombro
donde el instinto ordena los límites del juego
y derrama la manifestación desviando cauces.
Mi puerta es un continuo sin fronteras:
arco sin bordes,
vano de cuezo roto.

 

 

Tomado de Circunloquio. Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006. Libro que será publicado próximamente por la editorial Letras Cubanas.

 

http://www.lajiribilla.co.cu/2006/n245_01/poesia.html

 

 

Entrevista con Juana García Abás
Circunloquio: la complejidad en no pocas palabras
Helen Hernández y Lirians Gordillo • La Habana

 

Cuantiosos elogios acumuló Juana García Abás por parte del jurado que le otorgara el Premio Nacional de Poesía Nicolás Guillen 2006. Circunloquio, obra con que la conocida ensayista y crítico de arte sorprende al público como poetisa; destaca un aguzado tratamiento del lenguaje, la realidad y la cubanía.

 

Próxima a recibir el premio como parte de las actividades de la XV Feria Internacional del Libro de La Habana, Juana agradece este reconocimiento y adelanta algunas de sus pretensiones con Circunloquio, un extenso volumen producto del trabajo de toda la vida.

“Este premio es un honor inmenso por muchas razones. La primera por el nombre que porta: Nicolás Guillén. También porque esta tierra es pródiga en poetas fuertes y me siento muy honrada de que un jurado a quien le agradezco el otorgamiento del premio me haya seleccionado.

 

“Pienso que cuando un jurado escoge un libro no está premiando solamente a ese libro y a su autor, también se reconoce toda una línea de pensamiento y una línea de expresión, no solo la que en estos momentos va expresándose por esos surcos, sino la de todos los que lo antecedieron con un impulso similar y todos los que seguirán ese arar del escritor seleccionado. Un premio no pertenece a un individuo, sino a una línea de pensamiento.”

¿Cuál es la línea de pensamiento que usted propone?

Circunloquio pretende, o más bien pretendo yo con él, continuar una línea donde el lector cultive la complejidad del cosmos en que habitamos, la complejidad de la sociedad, la complejidad de la naturaleza, y la complejidad del pensamiento. Podría parecer esto más filosofía que poesía. Y es que cuando uno expresa todas estas ideas de un modo sintético en la poesía, pues todo eso corre, fluye, a través de canales inconscientes, canales intuitivos adonde el lector no está quizás interpretando las referencias directas de lo que el escritor propone; pero sí está recibiendo de un modo indirecto, de un modo global, sintético, un pensamiento no tan analítico como intuitivo, está recibiendo una suerte de impresión que pretende tener una belleza determinada y a través de esa emoción, de esa síntesis, pues se percibe el impulso que le otorga aquel que lo creó.

 

Mi finalidad es que el lector sienta que la acción es el centro que mueve la dinámica del libro, la acción de los elementos del cosmos: la naturaleza, el pensamiento y la sociedad. Esa acción fluye siempre a través del momento presente, o sea, que la idea del momentum, es precisamente lo que más se percibe. Hay predominio del presente y del verbo sobre la adjetivación. No existen ni el pasado ni el futuro, existe un presente eterno; pero no en cuanto al arbitrio. El arbitrio se desarrolla en el aquí y el ahora donde estamos todos.”

Es usted cultivadora del ensayo y la crítica, ¿cómo se inserta en la poesía?

Empecé a escribir muy joven, casi niña, y esa poesía para mí siempre está renovándose aunque nunca la haya publicado. Mi deseo con Circunloquio, es que llegue al lector esta voluntad expresa en una obra que en realidad ya es reflejo de muchos otros poemas escritos durante casi medio siglo. Son poemas trabajados año tras año, por eso pienso que si dentro de cinco años se vuelve a publicar Circunloquio será el mismo libro, pero a la vez otro.

 

No solo escribo poesía; también escribo ensayo y narrativa, que la tengo guardadita, para quizás un día mostrarla al público. Lezama me decía que la novela era una obra de madurez y creo que todavía debo trabajar en ese sentido. Pero ya existen varias cuartillas que hago y rehago y ojalá la vida me dé tiempo a terminarlas. En cuanto al ensayo, participé recientemente en el Concurso Contracorriente con Ciberia o el hilo del terror. Una hipótesis en busca de un filósofo. Este ensayo forma parte de un libro que estoy preparando y al que me han animado publicar muchos amigos.

En cuanto a género, ¿tiene alguna preferencia?

La poesía para mí es la respiración, pero el latido del corazón es el ensayo. La vibración de mi cerebro anda por la memoria, porque la cultura es memoria y la novela es en mi caso un recordar y un trabajar desde el punto de vista de la ficción asuntos de la memoria y de lo real. En fin, la poesía es la respiración y es importante; pero sin el corazón y el cerebro tampoco pudiera caminar.

 

http://www.lajiribilla.co.cu/2006/n248_02/248_69.html

 

 

Premios Alejo Carpentier y Nicolás Guillén

Jennifer Piñero Roig • La Habana
Fotos: Alejandro Ramírez


Una vez más, en el contexto de la Feria Internacional del Libro de La Habana (FILH), se otorgan el Premio de Poesía Nicolás Guillén y los Premios Alejo Carpentier correspondientes al año 2005.

 

Con la presencia de destacados intelectuales de la cultura cubana, Abel Prieto, ministro de Cultura, Nancy Morejón y Ángel Augier, personalidades homenajeadas en la presente Feria, el jurado del Premio Nicolás Guillén, presidido por Nicolás Hernández Guillén y compuesto, además, por Roberto Manzano, Edel Morales, Alberto Acosta y Pablo Armando Fernández, galardonó la obra Circunloquio, de Juana García Abás.

 

 

La autora, refiriéndose a la distinción recibida, expresó que “la rebasaba”. Afirmó que al ser Cuba un país muy pródigo en escritores de poesía, le da mucha importancia a la decisión de los jurados, “en este momento, muy crucial para el mundo, América, Cuba, y para todos nosotros, pienso que implica una responsabilidad ante la obra que me hace repensar el futuro. No es lo mismo guardarla en una gaveta que verla en manos de las personas”.

 

 

En el mismo espacio de la Sala Nicolás Guillén, también se hicieron oficiales los ganadores de los tres géneros convocados por el Premio Alejo Carpentier. En cuento, el jurado integrado por Antón Arrufat, Ana Luz García Calzada y Raúl Aguiar distinguió los libros Después del sexto día, de Sergio Cevedo y Luna de nieve, de Yam Montaña con menciones y eligió a Pedro de Jesús López por La sobrevida (algunos relatos).

 

 

El jurado que determinó el Premio de ensayo, estuvo constituido por Fernando Martínez Heredia, Guillermo Rodríguez Rivera y Helmo Hernández y optó por Los nuevos paradigmas; prólogo narrativo al siglo XXI, del escritor Jorge Fornet.

 

 

Por último, el Premio de novela fue concedido a Marta Rojas, autora de Inglesa por un año. Humberto Arenal, como presidente del jurado, Miguel Barnet y Anna Lidia Vega Serova también eligieron como Primera Mención a Regreso a Utopía, de Daniel Díaz Mantilla.

 

http://www.lajiribilla.co.cu/2006/n248_02/248_87.html

 

 

PREMIO NICOLÁS GUILLÉN DE POESÍA 2006

 

ACTA DEL JURADO

 

Convocado por el Instituto Cubano del Libro, la Editorial Letras Cubanas y la Fundación Nicolás Guillén, se reúne en la sede de la Fundación, el Jurado del Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006, integrado por Pablo Armando Fernández, Roberto Manzano y Alberto Acosta Pérez, en presencia de Edel Morales y Nicolás Hernández Guillén, presidente, y secretario del Premio respectivamente, y después de valorar los trabajos finalistas seleccionados en su reunión anterior, acuerda por unanimidad:

 

1. Destacar la alta calidad de muchas de las obras participantes, que muestra la amplia convocatoria y el prestigio alcanzado por el Premio Nicolás Guillén entre los poetas cubanos.

 

2. Resaltar como finalistas seis libros cuyos títulos y autores se anexan en documento adjunto y cuya valoración para la publicación recomendamos a la editorial Letras Cubanas, siempre de común acuerdo con los autores.

 

3. Conceder el Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006 a un libro que se destaca por el uso magistral de un vocabulario rico e insólito; una voz personal; un marcado sentido de la culta cubanía, tejido con la historia de la nacionalidad y la poesía cubanas y la universalidad del mensaje de lo cubano; y una poesía reflexiva de notables kilates artísticos, que utiliza con Maestría la conjunción del credo judeo-cristiano: Circunloquio, de Juana García Abás.

 

Y para que conste firman la presente el 5 de enero de 2006 los miembros del Jurado

 

Pablo Armando Fernández

Roberto Manzano

Alberto Acosta-Pérez

 

http://www.lajiribilla.co.cu/2006/n248_02/248_93.html

 

 

Juana García Abás
PREMIO NICOLÁS GUILLÉN DE POESÍA


Para construir un sitio dignamente habitable
Juana García Abás • La Habana

“Este premio que me rebasa largamente por el aliento de su nombre, por el prodigio de esta Isla con tanto poeta fuerte y por la responsabilidad que implica el recibirlo en momento tan crucial para nuestra América y el mundo."

 

Entrevista con Juana García Abás
Circunloquio: la complejidad en no pocas palabras
Helen Hernández y Lirians Gordillo• La Habana
La poesía del presente de la acción, de la expresión, del verbo, del aquí y el ahora; esa es la propuesta de la poetiza Juana García Abás en su obra Circunloquio ganador del Premio de Poesía Nicolás Guillen 2006.

 

Circunloquio
Selección de poemas tomados del libro Circunloquio, Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006, que será publicado próximamente por la editorial Letras Cubanas.

 

• ACTA DEL JURADO DEL PREMIO

 

http://www.lajiribilla.co.cu/2006/n249_02/249_01.html#Juana

 

 

 

Juana García Abás: “ Quiero compartir el mundo vislumbrado”

 

Jorge Rivas 9 de enero cultura@cip.cu

 

Juana García Abás recibirá el Premio Nicolás Guillén en la venidera Feria del Libro.

Juana García Abás es una de esas mujeres poseedoras de un excelso encanto, inevitable atracción que le proporciona una fragilidad femenina enfatizada por su mediana estatura y el gris de una abundante y cuidada cabellera. Personalidad hipersensible y emotiva, acentuada por la “tenacidad atávica” de quien a fuerza de grandes sacrificios ha asumido retos y proezas que la han hecho vivir “muy intensamente”, en una “soledad que pocos habrían resistido”, al decir de uno de sus amigos.

De ascendencia sefardí y canaria; habanera nacida el 20 de enero de 1950, a dos cuadras de la Plaza de la Catedral —ahora vive en “una lomita”, al referirse al Cerro—, esta escritora, asesora literaria, crítica de arte, profesora titular y creadora plástica..., entre otros muchos ejercicios intelectuales, acaba de ganar el Premio de Poesía Nicolás Guillén, uno de los más importantes lauros de las letras cubanas.

 

ME CONMUEVE PROFUNDAMENTE RECIBIR ESTE PREMIO

“Recibir este premio es un honor y, en mi caso, la posibilidad de que una parte significativa de mi obra (por ser en la que expongo el sistema de mi poética) llegue a donde acaso cumpla su destino: a una cantidad suficiente de lectores como para que logre ser útil a muchos más que a mí misma”, expresó con ese tono suave y dulce la también Premio Nacional de Crítica de Arte Guy Pérez Cisneros 2003.

 

“Participaron en estos últimos años varios libros fuertes —dijo. Cualesquiera de ellos pudo haber obtenido este premio sin desmerecimiento. Ha de haber sido ardua la deliberación de este jurado, tan generoso con mi Circunloquio —el título laureado— por premiar una obra poco menos que desconocida, que asoma con un libro extraño y, para colmo de abstrusos, voluminoso.”

 

Madre apasionada —afirma que sin el generoso amparo de su hijo “este libro no fuese más que otro bulto de manuscritos al fondo de algún mueble centenario”—, Juana dijo que Circunloquio fue escrito “conjuntamente con unos tres mil poemas más —he perdido la cuenta— durante los últimos 44 años. Entrará inmediatamente en proceso de edición bajo el sello editorial Letras Cubanas, que dirige admirablemente el escritor Daniel García Santos. El diseño de la colección es de Alfredo Montoto y las ilustraciones de mi hijo, José Luis Fariñas (escritor y pintor), a quien está dedicado el libro”, precisó.

Al referirse al Poeta Nacional, cuyo nombre lleva el premio recién ganado dijo: “Nunca he olvidado a Nicolás, animándome con su gracia criolla para otro libro mío que agonizó a burocratazos por el camino viejo. Y me conmueve profundamente recibir este premio que lleva el nombre de quien aprendí a admirar y a querer desde niña, tanto por los relatos de mi padre sobre su amistad de utópico español burgués paradójicamente comunista, con aquel joven poeta fuerte (Bloom dixit), en los primeros tiempos del periódico Hoy, el mismo que mi padre contribuyó a fundar.

 

ESCRIBO POR UNA NECESIDAD IMPERIOSA DE COMUNICARME

“Este honor, que acaso no merezca, me anima: fortalece mi espíritu, porque también es transparente desear que lo que uno ha elaborado durante casi medio siglo, sea leído por un pueblo como el nuestro, que tanto ama la poesía, el drama, la música y la danza. Y no importa que yo escriba en soledad, porque escribo por una necesidad imperiosa de comunicarme. Quiero compartir el mundo vislumbrado: el físico, el cósmico, el íntimo, el de las dudas, el de las transitorias certezas y ese espacio misericordioso donde el hombre fuera singular espejo de los otros.”

 

Aunque en algunos momentos ha incursionado en “ese tono”, Juana García Abás —prefiere que escriban su nombre y dos apellidos completos— no se considera una “poetisa lírica” y valora la buena literatura “sin distingos de géneros”.Cerca de ella, lejos de los estantes, están el Zohar, el Pentateuco, varias traducciones de Fausto —aunque lee varios idiomas (español, inglés, francés, italiano y portugués), no sabe alemán—, la primera parte de El ingenioso hidalgo..., los cuadernos de apuntes de José Martí, algunas aporías de Xenón, Maimónides y varios textos de Engels, Kant, Cantor, Einstein, Nihls Bohr y Weinberg... entre otros. “No me gusta releer poesía traducida, pero hago excepción a esta preferencia con Goethe, Kavafis y otros pocos”.

 

De tal modo, la carismática creadora combina la lectura con la creación literaria y plástica (dibuja y diseña con frecuencia), incentivada por el amor hacia su hijo —cada uno vive en un ala de la casa, “pero con un solo comedor, donde más nos reunimos a diario”—, sus mascotas, sus plantas y su centenaria casona con dos patios de tierra que “antes era un solo jardín”. Entre los árboles de esos patios, en los que también anidan algunas torcazas y colibríes, disfruta de las travesuras de sus cinco hermosos gatos que comparten armonioso espacio con una perra doberman. “Los murciélagos vuelan a manaditas hasta las copas de nuestros canisteles y, a la puesta del sol, retornan llevándose frutillas de los arbustos. En el subsuelo tenemos algunos majacillos de Santa María que a veces asoman y son diversión de nosotros y de los chicos del barrio y pánico de muchos...”, expresó con particular orgullo.

Jurado de más de 50 certámenes de arte (poesía, teatro, cine, radio, televisión, video y video de artes plásticas...), nacionales e internacionales, ganadora de varios premios en diferentes géneros literarios y especialidades artísticas, profesora en importantes instituciones cubanas, como el Instituto Superior de Arte, donde junto con el doctor José Massip contribuyó a fundar en Cuba la asignatura Estética de las artes audiovisuales de los media, entre otros muchos hechos que avalan la fecundidad de su vida intelectual.

 

La mayor parte de la obra literaria de Juana García Abás, sin embargo, aún se encuentra inédita, debido, según su criterio, a “un patológico sentido del ejercicio del criterio y al bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos sumado al burocratismo local —fórmula lesivamente radiactiva“.

 

También lo atribuyó a su “necesidad de publicar primero este libro, que presenta mi poética de un modo sólido y holístico, con sus dificultades por no encajar en ningún criterio de las numerosas colecciones, por su volumen y diseño; además de mi falta de vocación de autopromoción. ¿La estaré adquiriendo?”, puntualizó en un tono gracioso.

 

UN CONSEJO CAPITAL DE JOSÉ LEZAMA LIMA

Experto consultor de la Comisión Cubana de la UNESCO para el área de comunicación social, varios de los poemas de Juana aparecen en importantes publicaciones de todo el mundo, como Conspire & Barnes, de New York, la revista Kik-it-Over, de Montreal, y en varias antologías de la literatura cubana.

 

Destacados escritores cubanos y extranjeros han elogiado su obra, entre ellos José Lezama Lima, Dulce María Loynaz, Roque Dalton, Félix Pita Rodríguez, José Kózer, José Massip, Virgilio López Lemus y Jorge Luis Arcos, quien en su antología Las palabras son islas (Letras Cubanas, 1999), incluye su nombre entre los de los poetas “que no deben ser pasados por alto de ningún modo en una historia del proceso poético cubano”.

 

Cuando tenía 20 años anotó febrilmente, para nunca olvidarlo, “un consejo capital que me había dado el maestro José Lezama Lima: Tus poemas son raros: el lenguaje saltarín, de ritmo ligero y cambiante. Y, donde logras más cosas, es en lo que, diría yo, es tu línea: lo cósmico-filosófico; así te definiría yo. En Cuba no hay ese tipo de poesía en que la metáfora se liga tanto con la reflexión. Son como interrogaciones abiertas”.

 

De sus vínculos con el afamado autor de Paradiso, Juana recuerda que fue una “coyuntura propicia de tiempo y de lugar —fuimos vecinos, diez años a cuadra y media de la suya y lo espiaba al pasar junto a su ventana y su puerta. A los 19 años me atreví a visitarle. Fue amable, sencillo y cálido en sus diez o doce encuentros, en un lapso de tres o cuatro años. Luego me casé, comencé a trabajar y continué frecuentándolo. Con la gestación, mi diabetes se agravó; trabajaba algo enferma y, con mi hijo delicado de salud y aún pequeño, cada día que pasaba hubo de resultarme más difícil verlo.

 

“Siempre visité a Lezama con algún motivo de consulta muy específico. Digamos que conversábamos largamente, pero yo procuraba preguntar, escucharle mucho y hablar poco. Me enseñó a apreciar la virtud de la ausencia del lugar común, de lo analítico expreso y de todo prosaísmo en la poesía. Me hizo confiar en mi estilo, en mi poesía: que no era ni es hermética. Y me animaba a continuar escribiendo poesía, cuentos, ensayo y algún teatro, hasta que lograse acumular memoria para un texto mayor. He seguido a pies juntillas sus consejos”.

 

CON LOS GRANDES MAESTROS APRENDÍ LA VOCACIÓN DE SACRIFICIO DEL ARTISTA

Discípula de importantes figuras de la plástica cubana, entre ellos Sandú Darié, Antonia Eiriz y Martínez Pedro, en la Escuela Nacional de Artes de Cubanacán; y de Servando Cabrera Moreno y Víctor Manuel en sus estudios en el Instituto Superior de Arte junto a Roberto Fabelo, Pedro Pablo Oliva, Nelson Domínguez, José Villa y Tomás Sánchez, entre otros, Juana participó como expositora en el trascendental Salón de Mayo de La Habana. “Con los grandes maestros aprendí la vocación de sacrificio del artista, la entrega casi monacal por el carácter absorbente de la creación, la misteriosa capacidad de intuir la expresión artística auténtica y convocarla, actualizándola, y la raigal cubanía que, a pesar de mi doble nacionalidad —cubana y española— y de mi educación familiar multicultural, creo que caracteriza mi obra”.

 

Autocalificada como una “mujer realizada en la vida”, Juana enfatizó: “Vivo en un país libre. Tengo poco asunto importante de qué arrepentirme; creo en la fuerza de la virtud, en el mejoramiento humano y en mi hijo, y se me van cumpliendo esos credos. He sembrado muchos árboles concretos y simbólicos. He escrito varios libros y tengo un hijo que he formado y que es mejor que yo, en todo y con creces. Amo a buena parte del mundo y buena parte del mundo me ama. Creo que la vida no me debe nada, excepto la salud que no nos ha sido otorgada muy pródigamente ni a mi hijo ni a mí”.

 

 

Le prix de poésie Nicolas Guillen décerné à la femme poète Juana Garcia Abas

 

La Havane, 06.01.06 (AIN) Le jury du prix de poésie Nicolas Guillen a décerné cette distinction au recueil de poésie Circulonquio, de Juana Garcia Abas, en raison de l’utilisation par l’auteure d’un vocabulaire particulièrement riche et exceptionnel ainsi que de la manière dont elle reflète l’identité cubaine.

 

Poète, essayiste, traductrice de français, critique d’art et professeure à l’Institut supérieur d’Art (de 1988 à 1993), Juana Garcia Abas, avait déjà remporté le Prix national de Critique Guy Perez Cisneros et le prix de traduction de poésie dédié au centenaire de Rimbaud.

Placé sous les auspices de l’Institut cubain du Livre, de la maison d’édition Letras Cubanas et de la Fondation Nicolas Guillen, le prix du même nom (c’est celui du poète national de Cuba), est considéré comme l’un des plus prestigieux de la poésie cubaine.

 

La remise du prix Nicolas Guillen aura lieu dans le cadre de la 15e Foire internationale du Livre, qui se tiendra à La Havane du 2 au 12 février avant de s’étendre à 34 autres villes cubaines.

 

 

Juana García Abás, Premio Nicolás Guillén 2006

 

Omar Perdomo

 

La obra titulada Circunloquio, de Juana García Abás acaba de ser merecedora del Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006, cuya proclamación oficial tendrá lugar durante la ya cercana XV Feria Internacional del Libro.

 

El jurado de este certamen anual, convocado por la Editorial Letras Cubanas, la Fundación Nicolás Guillén y el Instituto Cubano del Libro, e integrado por Edel Morales (presidente), Pablo Armando Fernández, Roberto Manzano, Alberto Acosta Pérez y Nicolás Hernández Guillén (este último como secretario) hizo constar en sus deliberaciones finales el uso magistral de un vocabulario rico e insólito, una voz muy personal, y un marcado sentido de la cubanía, tejido con la historia y la nacionalidad.

 

Poetisa, ensayista, traductora, crítica de arte y profesora titular del Instituto Superior de Arte (1988-1993), Juana García Abás (La Habana, 1950) se inició en la poesía bajo las tutorías de José Lezama Lima y Roque Dalton. Poemas suyos aparecen en antologías publicadas en Cuba y otros países. Ha sido merecedora del Premio Nacional de Crítica de Arte Guy Pérez Cisneros (2003) y del Premio Nacional de Traducción de Poesía Centenario de Arthur Rimbaud.

 

www.cubaliteraria.com
Publicado en CubaLiteraria, Enero 5, 2006

 

 

 

 

Juana García Abás, Premio Nicolás Guillén

 

La obra poética Circunloquio, fue merecedora del Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006, cuya proclamación oficial tendrá lugar durante la ya cercana Feria Internacional del Libro, que se desarrollará en la capital del 2 al 12 de febrero, y luego se extenderá a otras 34 ciudades

 

Omar Perdomo

 

La obra titulada Circunloquio, de Juana García Abás, acaba de ser merecedora del Premio Nicolás Guillén de Poesía 2006, cuya proclamación oficial tendrá lugar durante la ya cercana Feria Internacional del Libro, que se desarrollará en la capital del 2 al 12 de febrero, y luego se extenderá a otras 34 ciudades.

 

El jurado de este certamen anual, convocado por la Editorial Letras Cubanas, la Fundación Nicolás Guillén y el Instituto Cubano del Libro, e integrado por Edel Morales (presidente), Pablo Armando Fernández, Roberto Manzano, Alberto Acosta Pérez y Nicolás Hernández Guillén (secretario), hizo constar en sus deliberaciones finales el uso magistral de un vocabulario rico e insólito, de una voz muy personal, y un marcado sentido de la cubanía, tejido con la historia y la nacionalidad.

 

Poetisa, ensayista, traductora, crítica de arte y profesora titular del Instituto Superior de Arte entre 1988 y 1993, Juana García Abás (La Habana, 1950) se inició en la poesía bajo las tutorías de José Lezama Lima y Roque Dalton. Poemas suyos aparecen en antologías publicadas en Cuba y otros países. Ha sido merecedora del Premio Nacional de Crítica de Arte Guy Pérez Cisneros (2003) y del Premio Nacional de Traducción de Poesía Centenario de Arthur Rimbaud.

 

www.jrebelde.cu

 

Top
 

 

 

E-mail: farinas@cubarte.cult.cu

Teléfono: 53-7-412271


Creado en el web-laboratorio www.computerplus.ru